Otro vuelo que no llega a su destino

Una cosa de las que me gusta hacer a diario es ver las noticias, así es como me enteré del avión que fue derribado en Ucrania, perteneciente a la aerolínea Malaysia, (recordemos que hace cuatro meses desapareció otro avión de la misma aerolínea); que viajaba desde Holanda con destino a Malasia. 

El avión llevaba a bordo a 283 pasajeros, de los cuales 10 eran niños, 15 personas que eran parte de la tripulación. Dos horas después de haber despegado, el avión fue derribado por un misil en territorio Ucraniano, un territorio donde hay disputas y se encuentran dos grupos en conflicto.

Ver algunas imágenes del lugar de los hechos, fueron impactantes, pues se puede notar la magnitud de la catástrofe, pero ¿Saben que es lo peor de todo? Que fue por culpa del egoísmo de las personas, por su lucha por el poder, es por ese motivo por el que se han perdido todas esas vidas. 

Conozco esa sensación de vivir en una situación donde sabes que probablemente no saldrás vivo, más que temor por lo que estás viviendo, temes por las personas que estarías dejando, lo primero que llega a tu mente es tu familia, ¿cómo se sentirán ellos? Tú, dejas de ser lo más importantes, llega a tu cabeza la imagen de tus padres, de tus hermanos, de tu pareja; miras alrededor y ves a las personas con las que estás y puedes ver en sus rostros aquella imagen de terror, luchando por sus vidas, porque saben que tienen que hacerlo, porque existe un lugar donde hay personas que están esperando por ti, y tú, probablemente, sabes que no llegarás. 

Sé que no debo decirlo, pero quienes dispararon ese misil, son los que debieron de haberse subido al avión, porque ellos dispararon, no importando para quien era, esas personas tenían familias. Aquellos que dispararon, no sólo le quitaron la vida a una persona, sino a casi 300. 

Varios pasajeros que iban en ese avión, también iban a un congreso en Australia, para hablar sobre el SIDA-VIH, se fueron personas que habían logrado dar avances a la investigación sobre esta terrible enfermedad. 

Por un “error” como es que lo han llamado, han fallecido personas inocentes, 10 niños, esos niños que tenían toda una vida por delante, que probablemente el día de mañana encontrarían la cura para alguna enfermedad, que pudieron haber sido un artista reconocido, pudieron haberles otorgado un premio Nobel, quizá tener la casa de sus sueños, ir a la universidad, tener un carro; les arrancaron sus sueños. 

Yo, de todo corazón, deseo que se haga justicia, que no se deje pasar este incidente y que pague quien tenga que pagar, para que no vuelva a ocurrir algo así. Y ojalá, todas aquellas familias encuentren la paz que necesitan en estos momentos de duelo. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s